martes, 6 de enero de 2009

VI

Pero finalmente, le robó el aire con uno de sus besos. Los dos sonrieron y los problemas se esfumaron, como siempre que estaban juntos. Aunque esta vez, no sería igual. No dejaría que su corazón se quebrara estando lejos, sin palabras. Al menos eso se había propuesto ella. Se lo diría, tenía que. Entonces lo miró a los ojos, y en ese silencio terrible que incomoda solamente cuando las cosas están mal, entreabrió sus labios y suspiró, casi con culpa, que es en realidad lo que sentía.
-Te quiero.

3 comentarios:

Yunga dijo...

¿Qué le respondió él?! Todos queremos saber como sigue esta vibrante historia! =D

sebastián dijo...

Lindo

Marina dijo...

Tender :3